Fugitivos | Capitulo 3

44m 18s

Acusado de un crimen que no cometió, Julián Duarte es condenado a 20 años de prisión por el asesinato de Camila, esposa de su mejor amigo. Mariana, su esposa lo abandona a su suerte pero su mayor dolor es no poder ver a su pequeño hijo Samuel, por quien sería capaz de dar la vida. Su caso cae en un limbo jurídico porque todas las pruebas lo condenan y la testigo presencial del crimen, ha desaparecido. Julian es recluido en la cárcel La Bendita, una singular prisión de mujeres y hombres.