Que el fin del mundo te pille bailando

9m 37s

Un violinista callejero (un músico ambulante) se prepara para tocar en su lugar habitual como hace cada día para intentar ganarse la vida. Sus ropas son raídas, su estuche de violín está desgastado. Y entonces escuchamos una hermosa música, exquisitamente interpretada. Al oír la música, una chica se detiene a escuchar. Se deja absorber por la melodía y se pone a bailar. Primero se mueve tímidamente, pero poco a poco se relaja y se abandona al ritmo del violín. El violinista queda hipnotizado: baila como si tocara para ella y sólo para ella.Pero su encantadora actuación esconde un sueño. Un sueño roto que corre el riesgo de morir. Desde pequeña, ha querido ser una gran bailarina, como sus ídolos, pero ha tenido que huir. Para la violinista, tocar en magníficos escenarios es cosa del pasado. Pero aquí y ahora nada importa, excepto la música, el baile y lo que cada uno soñó una vez. Por un momento vuelven a vivir sus vidas.

Comentarios Contenidos Asociados

Comenta el programa